Cómo lidiar con el comportamiento obsesivo y repetitivo

Para muchas personas con un trastorno del espectro autista (TEA), las obsesiones, los comportamientos repetitivos y las rutinas que pueden parecer demasiado rígidas o poco saludables para las personas neurotípicas son en realidad una fuente de comodidad y autorregulación. Sin embargo, como todas las cosas, cuando se usan demasiado, estos comportamientos pueden restar valor a otras cosas o causar angustia a la persona con TEA, por lo que es importante comprender estas necesidades y saber dónde trazar una línea.

Para ayudar a una persona con TEA a aprender cómo manejar estos problemas, es vital comprender la función de los comportamientos y cómo responder a ellos.

Por qué las personas con TEA desarrollan obsesiones y comportamientos repetitivos

Las personas con TEA pueden tener varias obsesiones (algunas de ellas tan comunes como ciertos programas de televisión), pero a menudo se centran en un conjunto de habilidades «técnicas», académicas o mecánicas, como computadoras, trenes, fechas históricas o eventos. , o la ciencia.

Sin embargo, las obsesiones pueden volverse bastante extrañas y particulares, involucrando detalles específicos sobre números o ciertas formas (cosas como números de registro de automóviles, por ejemplo, o horarios de autobuses o trenes, y las formas de partes del cuerpo o piedras). Las personas con TEA pueden tener sentimientos muy fuertes sobre estas cosas, sin importar cuán mundanas puedan parecerles a los demás.

Los niños con ASD desarrollan obsesiones a medida que les ayudan a tener un sentido de estructura, orden y previsibilidad, lo que contrarresta el caos que pueden sentir que es inherente al mundo que los rodea. También brindan una base sólida y segura sobre la cual iniciar conversaciones y romper el hielo con los demás. Por estas razones, es vital no etiquetar estas obsesiones como poco saludables por defecto, sino permitir que el niño con TEA las explore. Uno debe tratar de comprender la función del comportamiento y permanecer atento a las señales de que las cosas van demasiado lejos.

Dichos signos incluyen el parecer angustiado mientras participa en su pasatiempo elegido, signos de que desea resistirse a participar pero no puede (se ha convertido en una compulsión), o signos de que el niño se retrae socialmente más de lo que normalmente lo haría. Del mismo modo, es posible que deba administrarse si se vuelve gravemente perjudicial para los demás.

El comportamiento repetitivo (como aletear con las manos, mover los dedos, mecerse, saltar, etc.) se desarrolla bastante temprano y también puede parecer poco saludable o problemático, pero cumple una función terapéutica para el niño con TEA. Muchos sufren de distorsiones sensoriales (sobre o debajo de los sentidos sensibles), por lo que pueden necesitar la estimulación o distracción que proporciona este tipo de actividad.

Comprender las rutinas y la resistencia al cambio

Las personas con TEA a menudo se sienten confundidas y asustadas por la complejidad de la vida que les rodea, debido a su susceptibilidad a la sobrecarga sensorial y la dificultad para comprender dinámicas sociales complejas.

Desarrollar rutinas, tiempos, rutas particulares y rituales establecidos para manejar la vida diaria ayuda a la persona con TEA a moderar su confusión y ansiedad al hacer que el mundo se sienta como un lugar más predecible; como tal, las personas con TEA desarrollan un fuerte apego a las rutinas y la monotonía.

El apego que siente la persona y la angustia causada por la ruptura de estas rutinas varía según el individuo; él o ella pueden estar molestos por pausas menores (incluso tan pequeñas como cambiar actividades o cambiar el diseño de una habitación), o necesitar una molestia más grande y caótica, como la interrupción y el estrés de la temporada navideña.

Como regla general, cuanto más inesperado sea el cambio, más molesto será; A menudo es útil advertir a las personas con TEA sobre los próximos cambios y mantener calendarios y horarios.

Del mismo modo, se debe esperar que las personas con TEA confíen aún más en sus rutinas durante los momentos de cambio o estrés; Al igual que con los comportamientos obsesivos, esta dependencia debe permitirse, pero manejarse para que no se vuelva dañina.

Cómo manejar comportamientos, obsesiones y rutinas

Si bien es importante aceptar las necesidades de las personas con TEA y la naturaleza terapéutica de estos comportamientos, cualquier cosa que se haga en exceso puede volverse problemática, por lo que es valioso intervenir temprano para enseñar a las personas con TEA a moderar estas tendencias (ya que, como todas las personas, se vuelven más firmes en sus formas a medida que envejecen). Para ayudar a un niño con ASD a establecer límites razonables, intente lo siguiente:

  • Aumente la estructura para que la dependencia de estos comportamientos se reduzca naturalmente. Reduzca las situaciones no estructuradas (incluidas las sociales) para que el niño experimente menos ansiedad y afloje las rutinas solo gradualmente a medida que el niño crece. Elogie al niño cada vez que se las arregla bien con el cambio.
  • Utilice apoyos visuales como fotografías, listas escritas, objetos y símbolos. Cuando las personas con TEA pueden «ver» lo que va a suceder, se sienten más predecibles, lo que reduce su necesidad de mecanismos de afrontamiento. Las notas escritas también pueden ser útiles para manejar preguntas repetitivas.
  • Planifique los eventos con anticipación para que el niño con ASD sepa qué esperar con anticipación. Advierta al niño tan pronto como pueda sobre cambios inesperados en los planes; use apoyos visuales si puede. Además, trate de organizar la estructura con anticipación, como asegurarse de que la escuela permita que el niño se quede en el recreo si el ambiente exterior es demasiado para él o ella.
  • Use “historias sociales” para ayudar al niño a lidiar con situaciones sociales. Por lo general, son breves relatos pictóricos de lo que se puede esperar en una situación social próxima. También se deben enseñar habilidades sobre cómo iniciar y gestionar conversaciones.
  • Enséñele al niño a ver por qué necesita los comportamientos repetitivos en los que confía; muéstrele al niño que él o ella puede elegir otros métodos para lidiar con los mismos sentimientos. Se ha demostrado que la percepción es clave para ayudar a un niño con TEA a moderar estos comportamientos de manera efectiva.
  • Sugiera actividades alternativas que satisfagan la misma necesidad, p. reemplace mecerse con columpiarse en un columpio, y «racionar» la recolección de objetos y el tiempo dedicado a pasatiempos a algo que comprometa las necesidades del niño con moderación. Mantente firme y sobre todo, constante.
  • Haga uso de las obsesiones de una manera que fomente un comportamiento saludable, como usar un interés especial para vincularse con otras personas que comparten ese interés, o desarrollar un amor por las computadoras en una exitosa carrera de TI. Muestre interés en los pasatiempos de su hijo en lugar de juzgarlos, ya que esto aumentará la autoestima del niño.

Recuerde que si bien los intereses obsesivos, las rutinas estrictas y los comportamientos repetitivos pueden parecer socialmente inapropiados, cuando se manejan bien, son una herramienta terapéutica importante para las personas con TEA. Mientras el niño no esté angustiado por el comportamiento o el pasatiempo, o se pierda el aprendizaje o demasiada interacción social debido a ello, no hay motivo para alarmarse. Al igual que cualquier otro niño, los niños con ASD necesitan que se animen, elogien y optimicen sus intereses en habilidades que los ayudarán durante el resto de sus vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *