Síndrome de Asperger

La mayoría de nosotros deseamos dar la mejor primera impresión posible al entrar en cualquier situación social importante; ser capaz de hacerlo es vital para prosperar en nuestra sociedad, ya que nos facilita solicitar empleos de manera efectiva y resolver conflictos difíciles a nuestro alrededor.

Para hacer esto, debemos poder calcular nuestras respuestas a las personas usando observaciones sobre sus expresiones faciales, tono de voz y lenguaje corporal. Al hacerlo, podemos determinar si nuestras acciones los hacen felices, tristes, enojados, etc.

Ahora, imagine tener una enfermedad que afectó su capacidad para leer todas esas señales sociales vitales; ¿Qué tan difícil sería comunicarse efectivamente con los demás? Tal es la lucha que enfrentan las personas con síndrome de Asperger, uno de los trastornos del espectro autista (TEA).

¿Qué es el síndrome de Asperger?

Este trastorno de salud mental lleva el nombre del pediatra austriaco Dr. Hans Asperger, quien fue el primero en investigar y describir este trastorno en la década de 1940. Como se mencionó anteriormente, el síndrome de Asperger es una forma menos grave de autismo, una discapacidad con la que uno nace y que actualmente no tiene cura (ni causa conocida).

Esta discapacidad afecta el funcionamiento cognitivo, es decir, cómo un individuo procesa la información sobre el mundo y las personas que lo rodean. A menudo se dice que el síndrome de Asperger está en el «espectro del autismo», ya que el autismo es muy variable y afecta a diferentes personas de muchas maneras diferentes y con diferentes grados de gravedad.

El síndrome de Asperger es relativamente común y afecta a alrededor de 1 de cada 165 personas en Canadá. Según la Sociedad de Asperger de Ontario, más de 70000 personas en la provincia viven con el síndrome de Asperger. Este trastorno puede afectar a personas de todos los ámbitos de la vida, pero se observa con más frecuencia en hombres que en mujeres (aún no se sabe por qué sucede esto).

Por lo general, se considera que el síndrome de Asperger es una discapacidad invisible, ya que no es evidente de inmediato. Sin embargo, a medida que uno llega a conocer a alguien con Asperger, normalmente lo verá luchar con lo siguiente:

  • Comunicación social;
  • Interacción social;
  • Imaginación social.

Sin embargo, el síndrome de Asperger no afecta necesariamente la inteligencia; muchos de los que tienen la discapacidad demuestran coeficientes intelectuales superiores al promedio, a diferencia del autismo, que con frecuencia causa problemas de aprendizaje (aunque se debe tener en cuenta que las personas con síndrome de Asperger son propensas al TDAH, la dislexia y la dispraxia y, en casos extremos, también pueden tener epilepsia) . Además, el síndrome de Asperger a menudo se confunde con la superdotación, lo que hace que los niños superdotados sean diagnosticados con Asperger y viceversa.

Como las personas con síndrome de Asperger no tienen una discapacidad grave, a menudo llevan vidas felices y exitosas, si tienen acceso a un apoyo adecuado; Hay muchas formas de terapia social, conductual y basada en la comunicación que pueden ayudar a una persona con Asperger.

Los desafíos del síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger afecta de manera diferente a cada persona que lo padece, pero los desafíos de la discapacidad suelen manifestarse en tres áreas principales:

Dificultad con la comunicación interpersonal y la interacción social

El síndrome de Asperger generalmente dificulta la comprensión de una conversación y la expresión de las emociones de manera adecuada y adecuada. La dificultad para procesar adecuadamente una conversación se debe al desafío inherente a la comprensión de los gestos, las expresiones faciales y/o el tono de voz que la mayoría experimenta con Asperger.

Las personas con esta discapacidad a menudo parecen tener “filtros” deficientes, sin darse cuenta de cuándo incomodan a las personas o cuándo deben terminar una conversación. Es posible que las personas con Asperger no entiendan que los chistes son chistes y tengan dificultades con las facetas abstractas de la conversación, como las metáforas. Cuando hable con alguien con Asperger, sea breve pero conciso, evitando la elaboración innecesaria.

Las personas con Asperger pueden ser percibidas como «antisociales«, pero a menudo no es realmente así; en cambio, simplemente luchan por mantener la interacción social debido a sus diferencias cognitivas, y tratar de mantener amistades puede angustiarlos cuando se ven atrapados en su incapacidad para procesar conceptos sociales complejos, como las «reglas tácitas» que gobiernan muchas interacciones.

Dificultad con la Imaginación Social

A las personas con Asperger les cuesta mucho ponerse en el lugar de los demás, por así decirlo. Es difícil para ellos imaginar lo que otra persona está pensando y sintiendo, incluso si su imaginación está bastante desarrollada. Esta falta de imaginación social tiende a afectar su capacidad para predecir a los demás y empatizar de forma innata con las luchas de otra persona. Los niños con Asperger también pueden tener dificultades con el juego imaginativo y, en cambio, disfrutar de actividades que muchos otros niños normalmente no disfrutan, como organizar juguetes o hacer matemáticas.

Características comunes de una persona con síndrome de Asperger

Como se mencionó anteriormente, esta condición se manifiesta de manera bastante diferente en diferentes personas, pero hay algunas «peculiaridades» de personalidad comunes que tienden a aparecer, en su totalidad o en parte, en las personas con síndrome de Asperger:

  • Un amor por las rutinas, que típicamente se expresa en tener formas establecidas de hacer las cosas que son casi de naturaleza ritual. Las personas con Asperger son muy resistentes al cambio y pueden disgustarse bastante si se rompen sus rutinas.
  • Intereses especiales, en los que a menudo se enfocan tan intensamente que pueden parecer obsesivos para quienes no tienen Asperger. A menudo se vuelven muy conocedores de sus temas favoritos.
  • Dificultades sensoriales, como un nivel habitual de incomodidad con el tacto, o sentirse abrumado fácilmente por el ruido. A menudo, uno o más de los sentidos de alguien con Asperger están demasiado desarrollados o subdesarrollados. Debido a esto, las personas con discapacidad pueden ser algo torpes, ya que sus sentidos pueden “confundirse” fácilmente, lo que les dificulta orientar sus cuerpos en el espacio y realizar funciones motoras finas

¿Cómo se diagnostica el Asperger?

Como muchas enfermedades variables y de alto funcionamiento, el síndrome de Asperger es difícil de diagnosticar. Puede terminar siendo mal diagnosticado durante muchos años, o no ser diagnosticado en absoluto.

Por lo general, las dificultades se plantean con el médico de cabecera, quien luego remite al paciente a un psiquiatra o psicólogo clínico, que utilizará evaluaciones psicológicas para diagnosticar la EA. Por lo general, se utiliza una combinación de evaluación socioemocional y evaluación de problemas de desarrollo.

Si bien algunos temen el estigma de un diagnóstico, a menudo es muy útil para facilitar que el paciente se comprenda mejor a sí mismo, así como para ayudar a los amigos y familiares del paciente a adaptar sus comportamientos para facilitarle la vida a la persona con Asperger.

Como el síndrome de Asperger se encuentra en el espectro del autismo, se puede diagnosticar como una variedad de afecciones bajo el paraguas del autismo, como el trastorno del espectro autista (TEA), el autismo de alto funcionamiento (HFA) o el autismo atípico.

A veces, a las personas con síntomas de Asperger se les diagnostica un trastorno generalizado del desarrollo, no especificado (PDD-NOS) o un trastorno pragmático semántico. Sin embargo, todos estos trastornos se benefician de terapias similares, por lo que es poco probable que el tratamiento varíe significativamente independientemente de la etiqueta dada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *